Historia del Seminario de Saltillo

b

Explicación de nuestro escudo

La Mitra

El Obispo Diocesano es el primer responsable de la formación de los futuros sacerdotes.

El Corazón

Representa al Sagrado Corazón de Jesús, como principal patrono de nuestro Seminario.

La Espiga

Representa la Iglesia y el mundo como campos de acción donde servirá el futuro sacerdote.

La Estrella

Representa la presencia de María como modelo de vocación y como madre de los futuros sacerdotes.

El Águila

Representa el sacerdocio real de Jesucristo, sumo y eterno sacerdote, hacia el cual está llamado a configurarse el futuro pastor de la Iglesia.

La Inscripción Latina

Se traduce por: Hacia la Mies, recordando el objetivo del seminario: formar vocaciones para la Viña del Señor.

¿Ha existido Seminario siempre?

Una cosa es el establecimiento jurídico de una Institución y otra realidad es el funcionamiento operativo de la misma. Por lo tanto, podemos afirmar que, desde su fundación, no ha dejado de haber Seminario como Institución formativa.

Cierres del Seminario

Desde su fundación, encontramos tres clausuras significativas: una durante la revolución mexicana y dos en la persecución religiosa

División de la Historia del Seminario

La Santa Sede asigna a los obispos que estos establezcan Seminarios para la formación del Clero y cada obispo le da un sello especial al proceso de formación. Por eso es que la historia del Seminario puede desarrollarse y dividirse a partir del gobierno pastoral de cada obispo.

SantiagoDon Santiago de la Garza Zambrano, primer obispo de Saltillo

 

El Señor don Santiago de la Garza Zambrano establece la fundación del Seminario en la circular del 1 de julio de 1893, el cual ya estaba en funciones para el 12 de julio. El rector don Pascual Bailón Aguirre organizó el seminario, que contaba con 16 alumnos, según las Constituciones del Seminario Arquidiocesano de Linares; el servicio de la economía estaba a cargo del padre Marcelino T. Guzmán.

 

Los primeros alumnos fueron:

Buenaventura Acosta
Crecenciano García Siller
Epifanio Ocampo
Esteban Suárez
Eusebio Huerta
Francisco A. Recio
Francisco Castañeda
Francisco Luna
Jesús Fernández Fierro
José Concepción Robles
Juan Alonso Rodríguez
Miguel Ávila
N. Aguilera
Pedro Puig V.
Tomás Alcalá
Venancio Lira

El 17 de febrero de 1898 el obispo don Santiago de la Garza Zambrano deja la Diócesis de Saltillo, para irse al obispado de León y después al Arzobispado de Linares. Dejó 30 sacerdotes y 29 parroquias.

José MaríaDon José María Portugal y Serratos, O.F.M., segundo obispo de Saltillo

 

El 4 de abril de 1898, don José María Portugal y Serratos, O.F.M., toma posesión canónica de la Diócesis de Saltillo

Un hecho lamentable fue la clausura del Seminario por falta de alumnos. En 1899 pasaba por una crisis: pocos alumnos y ninguna solicitud para ingresar. Esto se debió a la campaña de desprestigio de algunas publicaciones donde preguntaban si podría ser buena y aceptable una religión con ministros cuya vida era indigna. Circulaban fotografías de un “supuesto sacerdote” ebrio en compañía de prostitutas. Tal personaje nunca fue identificado ni como sacerdote ni como vecino de alguna ciudad del Estado. Esto formó un ambiente adverso a la vocación sacerdotal.

El 16 de julio de 1902, el papa León XIII traslada al obispo don José Maria Portgual a la Diócesis de Aguascalientes. La Diócesis de Saltillo contaba con 23 sacerdotes y 23 parroquias.

Jesús MaríaDon Jesús María Echavarría, tercer obispo de Saltillo

 

El tercer obispo de Saltillo toma posesión canónica de la Diócesis el 27 de febrero de 1905. El 10 de septiembre del mismo año el gobierno eclesiástico emite el edicto por el cual queda establecido el seminario, siendo el 1° de octubre su inauguración. La rectoría se encomendó al padre Auxencio Lomelí, sacerdote de Guadalajara. Se comenzó con 14 alumnos y para ese mismo año se aumentó hasta quedar en 20 seminaristas.

Desde el curso 1909-1910 el señor Echavarría encomienda a los padres eudistas la formación de los 11 seminaristas  que había. El rector fue el pbro. Víctor Guillemain, procedente de Colombia.

Con la revolución, los padres eudistas fueron encarcelados y después desterrados. El seminario fue clausurado y los seminaristas dispersos. Estos reciben la noticia de que pueden ir a Castroville, Texas, donde existe un seminario para seminaristas mexicanos que deseen terminar con sus estudios, los jóvenes le escriben al señor Echavarría (desterrado en san Antonio, Tx. desde principios de 1914), dado lo cual se realizan los trámites después de obtener el consentimiento.

A este Seminario Interdiocesano, el obispo dona su biblioteca particular a condición de que se pasase al Seminario de Saltillo si fuera clausurado. El Seminario Interdiocesano de Castroville, es clausurado tiempo después. El obispo de Saltillo hace los trámites para que a los 5 seminaristas que tenía ahí los admitieran en el Seminario de Monterrey.

Después de 16 años sin seminario propio, el obispo empezó a poner los medios para restablecer ese Instituto de Formación. El 22 de septiembre de 1930, queda establecido el “Seminario Conciliar del Espíritu Santo”, con el padre Eutimio Cadena como rector. Al día siguiente de la erección del Seminario, el señor obispo les entrega el “Reglamento de los Alumnos del Seminario”, adaptación del reglamento del seminario de Castroville, con influencias de las Nuevas Constituciones del Seminario de Zacatecas y del Reglamento del Seminario de Puebla.

El 14 de octubre de 1932 la policía visita el seminario, arrestan a los 3 sacerdotes profesores y un seminarista, se imponen multas (la mayor al rector) y se ordena la clausura del Seminario. La casa que ocupaba el seminario fue confiscada por la Federación y destinada a escuela oficial. Una vez clausurado, el obispo distribuyó a los seminaristas en casas particulares y después los envió al Seminario de Monterrey. Los sacerdotes y el obispo no descuidaron la promoción vocacional y logran tener seminaristas en los Seminarios de Monterrey, Tacuba, Guadalajara, México, San Luis Potosí.

En 1937 se funda el Seminario Interdiocesano de Montezuma, Nuevo México. Allá envió el obispo a sus seminaristas hasta la llegada de don Luis Guízar Barragán como obispo coadjutor (1938) a quien se le encomienda principalmente la fundación del Seminario Menor, siendo rector el padre Nicolás Agustín Hernández.

Al final del gobierno del tercer obispo de Saltilo existían 30 parroquias y 2 viceparroquias. El presbiterio estaba formado por 29 sacerdotes del clero secular y 21 del clero regular. Muere el 5 de abril de 1954.

Luis GuizarDon Luis Guízar Barragán, cuarto obispo de Saltillo

 

El 2 de Octubre de 1939, don Luis Guízar Barragán reanuda el Seminario en el anexo del templo de San Francisco, bajo el patrocinio del Sagrado Corazón de Jesús y de Santa Teresita del Niño Jesús.

El 3 de octubre de 1943 el señor Guízar bendice la primera piedra del edificio destinado al Seminario Menor y es hasta 1947 cuando el Seminario ocupa el nuevo edificio. El 7 de febrero de 1957 fue la solemne bendición del edificio.

En su gobierno y acción pastoral, la diócesis estaba formada por cuatro vicarías foráneas y una vicaría episcopal, que sumaban 39 parroquias atendidas por 72 sacerdotes. Murió el 27 de octubre de 1981.

donfrancisco3Don Francisco Raúl Villalobos Padilla, quinto obispo de Saltillo

 

El 3 de agosto de 1971 don Francisco Villalobos recibe la consagración episcopal de manos de don Luis Guízar en la Catedral de Santiago en Saltillo y el 29 de octubre de 1975 tomó solemne posesión de la Diócesis, cuando fue aceptada la renuncia del señor Guízar a la sede episcopal de Saltillo.

El 20 de julio de 1989 establece el Seminario Auxiliar del Sagrado Corazón en Piedras Negras, Coahuila. Se ve la necesidad de tener el Seminario Mayor propio y se inician las obras, nombrando para formar y coordinar el patronato Pro Construcción del Seminario Mayor al padre Humberto A. González, presidiendo el grupo de laicos don Isidro López del Bosque.

El 28 de agosto de 1994 llegan los 19 seminaristas que iniciarían los estudios filosóficos en el “ala nueva” del Seminario Menor. El 3 de agosto de 1995 es colocada la primera piedra de lo que sería el edificio del filosofado y el 26 de julio de 1996 el obispo bendice el edificio destinado al Seminario Mayor, en la actual locación, en un terreno donado por la familia Dávila Huerta, contando para el filosofado con 60 alumnos. El proyecto del Seminario Mayor fue obra del arquitecto Gerardo López Atilano y su equipo, quedando aprobada la séptima de varias propuestas.

Al llegar a los 75 años, el obispo Francisco Villalobos presenta su renuncia a la Santa Sede y el 19 de marzo de 2000 realiza, junto con su Consejo, una bienvenida al nuevo Obispo.

donraul5Fray José Raúl Vera López, O.P., sexto obispo de Saltillo

 

El señor don Raúl vera López, O.P. toma posesión canónica de la Diócesis el 20 de marzo de 2000, aniversario de la dedicación de la catedral de San Cristóbal de las Casas (donde él había sido obispo coadjutor).

En 2013 el obispo pasa el Seminario Menor, del edificio construido en tiempo del señor Luis Guízar, al nuevo edificio ubicado en los terrenos del Seminario Mayor. En el gobierno de fray Raúl Vera López, O.P., el Seminario Mayor, al convertirlo en Facultad de Filosofía y Facultad de Teología con estudios reconocidos por la SEP, abre sus puertas a todo estudiante que haya terminado la educación media superior.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
GOOGLE
GOOGLE
http://seminario.diocesisdesaltillo.org.mx/index.php/historia-del-seminario/
Canal Youtube
Canal Youtube
Enviar correo

Recibe notificaciones de nuestros eventos

Participa en nuestros eventos, recibe artículos de interés, noticias y más...

Gracias por suscribirte a nuestras notificaciones