Nuestra Formación

La formación sacerdotal se inscribe en el marco del Proyecto Diocesano de Renovación espiritual y pastoral. Por consiguiente, sintoniza con sus criterios, opciones y objetivos. El itinerario formativo apunta hacia la progresiva configuración con Cristo Pastor, dispone al servicio de una Iglesia comunitaria y misionera, y capacita para una acción pastoral orgánica y planificada. Esta formación inicial, acorde con la realidad diocesana y en diálogo con la cultura y la ciencia, asume plenamente las directrices de la Iglesia y los desafíos del tiempo presente.

Existen cuatro dimensiones a trabajar en el seminario, las cuales están estrechamente relacionadas la una con la otra y hacen del seminarista una persona con un perfil claro del sacerdote que se necesita actualmente en la diócesis de Saltillo. Estas dimensiones son: humana, intelectual, espiritual y apostólica.

Dimension Espiritual

La dimensión espiritual de la formación integral del Seminario se hace cargo de la santidad evolutiva de los formandos, a través de los procesos tradicionalmente probados por la pedagogía de la Iglesia y de los programas que responden a los tiempos actuales y a las diversas edades de los seminaristas. La educación en la santidad pasa por el encuentro progresivo con la Palabra de Dios y la vida de oración, la centralidad de la Eucaristía y la práctica frecuente de la Confesión, la dirección espiritual y el testimonio de vida de los formadores. Tiene a Cristo Pastor como modelo de vida. La piedad mariana es vital, no solo como recurso para la perseverancia en la vocación, sino como paradigma de la fidelidad vocacional. La piedad popular les es presentada con toda la hondura espiritual que contiene y como vínculo de unidad e identidad del pueblo creyente.

Dimension Intelectual

La dimensión intelectual de la formación del Seminario sienta las bases de una cultura general. El programa de estudios responde a las directrices de la Iglesia Universal y de la Conferencia Episcopal Mexicana, y contextualiza los contenidos filosóficos y teológicos de acuerdo a los planteamientos culturales y científicos de la realidad latinoamericana y nacional. La Sagrada Escritura, los Santos Padres, el Magisterio de la Iglesia, el Concilio Vaticano II y la enseñanza eclesial posterior, la Historia y la Literatura, el Arte y la Ciencia, la música y el canto, el estudio de la nuevas corrientes del pensamiento, las nuevas perspectivas éticas y psicológicas, los nuevos planteamientos sociales y políticos, constituyen el bagaje cultural en el que se nutre la formación intelectual de los seminaristas. Forman una planta de maestros bien consolidada; existen unos planes de estudios bien articulados e integrados desde el Seminario Menor hasta la última etapa, utilizando los métodos de enseñanza más actuales.

Dimension Humana

La madurez humana es el objetivo de esta dimensión. Es la persona entera la que se propone modelar: cuerpo y alma, corazón y conciencia, inteligencia y voluntad. El perfil de humanidad que se contempla en el joven seminarista es de un servidor de los demás: persona de ideas claras y opciones definidas, responsable en sus deberes, sobrio en su estilo de vida, capaz de tomar decisiones y de asumir las consecuencias de sus actos, sincero en sus palabras, honesto en su conducta, sencillo y humilde en su trato, de inteligencia crítica, dotado de una afectividad equilibrada y capaz de amistades duraderas, recto en sus intenciones, franco en sus palabras y coherente con sus principios. La formación humana garantiza a los seminaristas la educación psico-sexual que prepara para una afectividad oblativa.

Dimension Apostólica

La dimensión apostólica de la formación en el Seminario busca modelar en los seminaristas a los futuros pastores del Pueblo de Dios, mediante una teoría y una práctica pastoral acorde con una eclesiología de la comunión, una metodología de planificación global y orgánica, y una mística misionera que los impulse a “remar mar adentro” y echar las redes donde sea necesario. La experiencia pastoral vivida en las parroquias, bajo la supervisión atinada del Párroco y en estrecha colaboración con los laicos, son los talleres de aprendizaje donde se forjan los futuros pastores. Saben asumir eficazmente las distintas áreas de la pastoral y abordar a los distintos sectores humanos de la comunidad. Tienen viva convicción de que el objetivo es construir comunidad y se capacitan concienzudamente para ello.

¿Tienes Inquietud Vocacional?

Nuestra Página de Facebook

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar

Twitter del Seminario de Saltillo

Contactar

1 + 1 =

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Facebook
Facebook
GOOGLE
GOOGLE
http://seminario.diocesisdesaltillo.org.mx/index.php/nuestra-formacion/
Canal Youtube
Canal Youtube
Enviar correo

Recibe notificaciones de nuestros eventos

Participa en nuestros eventos, recibe artículos de interés, noticias y más...

Gracias por suscribirte a nuestras notificaciones